93 734 36 67 AY.YKSSA@FO3G@

Descripción del sistema

 

Sobre el cerramiento del edificio (1), en España nos encontramos normalmente con un cerramiento cerámico de gero, donde se fija la subestructura (5) compuesta por escuadras de sustentación que son fijadas en el forjado de hormigón soportando la mayor parte del peso del sistema y escuadras de retención fijadas en el cerramiento cerámico, además estas escuadras tienen otra función, ya que sirven para la regulación de la salida de la fachada. A estas escuadras se atornillan los perfiles verticales, destinados a soportar la hoja exterior de acabado (4). El aislamiento (2), se adhiere a la pared soporte mediante espigas plásticas. Una vez colocado el aislamiento, se monta el revestimiento de acabado sobre los perfiles verticales. La subestructura deja una cámara de aire (3) de como mínimo 2 centímetros entre el aislamiento y las placas del revestimiento.

La fachada ventilada debe dejar espacio tanto en la parte inferior como en la parte superior de la fachada para que haya circulación de aire y se lleve a cabo la ventilación necesaria que permite funcionar a este sistema como el mejor aislamiento térmico.

Esta circulación de aire se genera debido a la tendencia a la ascensión de los fluidos, en este caso el aire, debido a la disminución de su densidad causada por el calor del interior de la cámara.

Ver proyectos de Fachada Ventilada

Ficha técnica del sistema

 

Peso mínimo 20Kg/m2

Salida mínima 80 mm

Espesor mínimo de la cámara de aire 20mm

Espesor mínimo de los perfiles verticales de aluminio 2mm

Espesor mínimo de los perfiles verticales de acero galvanizado 1,5 mm

Aplicaciones:

– Obra nueva.

– Rehabilitación.

Accesorios de fijación:

– Remaches de aluminio.

– Adhesivo Sika.

– Perfil horizontal continuo de aluminio.

Argumentos técnicos

 

La fachada ventilada ofrece las siguientes ventajas:

– Doble aislamiento exterior continuo.

– Eliminación puentes térmicos.

– Prevención de la condensación.

– Ligereza del sistema.

– Efecto refrescante en verano.

– Bajo consumo de calefacción en invierno.

– Aumento del aislamiento acústico.

– Reducción del tiempo de ejecución en obra.

– Fácil mantenimiento.

– Sistema completamente desmontable y reutilizable

Versatilidad en el diseño

 

Ya no es necesario definir el material de revestimiento en el momento de decidir si va a colocar una fachada ventilada, la gran versatilidad de nuestro sistema de subestructura se adapta al material que elija el cliente, permitiendo que la elección del material se haga en último momento, como por ejemplo:

Fibrocemento

Gres porcelánico

Cerámica Terracota

Panel fenólico

Piedra natural